LAS COMPETENCIAS LEGISLATIVAS EN MATERIA AMBIENTAL

Prólogo de Marcelo Alberto López Alfonsín.

243 páginas.
Mayo 2022

Esta obra encuentra su motivación en la actual dinámica que se emplea para deslindar competencias legislativas en materia ambiental. Es decir, cuáles son los argumentos y fundamentos que habitualmente se emplean para la determinación del órgano federal competente para legislar sobre el medioambiente.
Hay unanimidad respecto de la interpretación dogmática sobre el funcionamiento y significado abstracto de la delimitación de competencias que surge del artículo 41 de nuestra Constitución nacional, pero en la praxis y en el control judicial pueden encontrarse matices respecto de esa unánime sujeción, siendo para la doctrina un trabajo pendiente la sistematización de los criterios concretos.
Se analiza aquí cómo ha funcionado y funciona nuestro sistema constitucional en lo que hace al reparto de estas competencias legislativas en la materia, observándose una diversidad de objetivos entre el constitucionalismo y el federalismo respecto de la problemática ambiental.
El autor postula el principio in dubio pro ambiente en materia de competencia legislativa: a partir de la adopción del sistema de leyes de presupuestos mínimos, el sistema normativo que deberá aplicarse no será definido por las variables tradicionales, donde se debate si la materia, objeto o finalidad corresponde al Estado federal, sino que en este tipo de concurrencias el sistema normativo que mejor tutele al medio ambiente será el que resulte aplicable.

STINCO - LAS COMPENTENCIAS LEGISLATIVAS EN MATERIA AMBIENTAL

$1
STINCO - LAS COMPENTENCIAS LEGISLATIVAS EN MATERIA AMBIENTAL $1
Entregas para el CP:

Medios de envío

LAS COMPETENCIAS LEGISLATIVAS EN MATERIA AMBIENTAL

Prólogo de Marcelo Alberto López Alfonsín.

243 páginas.
Mayo 2022

Esta obra encuentra su motivación en la actual dinámica que se emplea para deslindar competencias legislativas en materia ambiental. Es decir, cuáles son los argumentos y fundamentos que habitualmente se emplean para la determinación del órgano federal competente para legislar sobre el medioambiente.
Hay unanimidad respecto de la interpretación dogmática sobre el funcionamiento y significado abstracto de la delimitación de competencias que surge del artículo 41 de nuestra Constitución nacional, pero en la praxis y en el control judicial pueden encontrarse matices respecto de esa unánime sujeción, siendo para la doctrina un trabajo pendiente la sistematización de los criterios concretos.
Se analiza aquí cómo ha funcionado y funciona nuestro sistema constitucional en lo que hace al reparto de estas competencias legislativas en la materia, observándose una diversidad de objetivos entre el constitucionalismo y el federalismo respecto de la problemática ambiental.
El autor postula el principio in dubio pro ambiente en materia de competencia legislativa: a partir de la adopción del sistema de leyes de presupuestos mínimos, el sistema normativo que deberá aplicarse no será definido por las variables tradicionales, donde se debate si la materia, objeto o finalidad corresponde al Estado federal, sino que en este tipo de concurrencias el sistema normativo que mejor tutele al medio ambiente será el que resulte aplicable.